miércoles, 3 de octubre de 2007

EL CHOTKI, LA CUERDA DE ORACION


Según algunos autores el origen del Chotki o cuerda de oración (en griego, komvosjoinion, y en ruso, chotki) se remonta al tiempo del fundador de monacato cenobítico, San Pacomio el Grande (S IV), quién lo introdujo como un medio para ayudar a los monjes analfabetos a recitar su regla de oración diaria, garantizando de este modo una cantidad definida de oraciones y postraciones; sin embargo no sería hasta mediados del siglo XIV cuando hizo su aparición en Rusia, dónde San Sergio - el padre del Monacato Ruso - conocía y practicaba este tipo de oración junto a sus discípulos, pero no alcanzaría su popularidad actual sino hasta el siglo XVIII, cuando el stárets Paisij Velichkovski lo difundió fuera de los muros de los Monasterios. Desde entonces la cuerda de oración ha ganado gran popularidad en el monacato Oriental y ha sido de uso común, con el correr del tiempo entre los mismos laicos. De acuerdo a la regla monástica bizantina, cada monje está obligado a cumplir un número fijo de postraciones junto con la Oración de Jesús ("Señor Jesucristo, Hijo de Dios, ten misericordia de mí, pecador").


Oración del Chotki 1. “Señor Jesucristo ten piedad de mí” 2. “Señor Jesucristo, Hijo de Dios, ten piedad mí, pecador” 3. “Por la intercesión de la Theotokos, Señor Jesucristo, ten misericordia de mí”

Cualquiera de estas tres variantes que se escoja debe decirse en cada nudo, ya sea mientras se hace o mientras se reza con él. En el tradicional libro de la Filocalia, incluso, se aconseja la imprecación mas corta para los principiantes, Kyrie eleison, puesto que al ser breve hay una menor propensión a la distracción o divagación mental. Debemos remarcar que la Oración de Jesús no posee un exclusivo carácter individual, puesto que también suele usarse como una oración apta para las intenciones especiales –o también intercesorias- , en dicho caso se sustituye el nombre propio por el de la persona enferma o en necesidad de nuestra oración. Lo mismo es válido en el caso que la oración sea elevada para el eterno descanso de un difunto.
“Señor Jesús Cristo, hijo de Dios, ten misericordia de (Nombre de la persona por la que se reza.), pecador Descripción del Chotki, su simbolismo teológico El Chotki suele confeccionarse en lana pura para recordarnos que Jesús es el Cordero de Dios; el color negro se utiliza para recordarnos el luto por nuestros pecados (este es el tipo mas utilizado en la tradición ortodoxa eslava), borgoña para recordarnos la sangre de Nuestro Señor (es más usado por los obispos) o crudo que es el color natural del cordero. También en la confección de un chotki suelen usarse cuentas de madera u otro material. La Cruz que pende del Chotki nos recuerda la acción redentora de Nuestro Señor en el calvario, y sirve además para marcar el final del ciclo de imprecaciones, que según la particularidad del Chotki pueden contar con 10, 25, 50 o 100 nudos, sobre todo entre los de tradición eslava. Es notable destacar que en la tradición antioquena, el Chotki suele contar con 33 nudos, los cuales representan la cantidad de años que permaneció Nuestro Señor en la tierra, y también se reza en tres ciclos, por la Santísima Trinidad, por lo que una oración completa del Chotki dentro de esta tradición suma 99 oraciones. La borla que sigue al extremo inferior de la Cruz, presentes en algunos Chotki, nos recuerda el consuelo a nuestras lágrimas.

Tipos de Chotki Chotki para usar en la muñeca. Chotki para tener sobre la cabecera de nuestra cama. Chotki para el Iconostacio. Utilidad del Chotki La razón principal para la cual se utiliza el Chotki es para ayudarnos en nuestras oraciones a Dios. Las horas más recomendadas para recitar esta oración son, o bien por las noches antes de dormirnos, o bien, temprano en las mañanas antes de salir a trabajar Alguien podría decir que aun sin el Chotki podemos elevar nuestras oraciones, y es cierto, pero muchas veces, el ritmo acelerado de la vida diaria en las grandes ciudades, como puede ser Buenos Aires, puede conllevar tantas preocupaciones, tantos problemas que hasta corremos el riesgo de olvidar de darnos tiempo para nuestras oraciones. La creación del hábito del rezo diario de la Oración de Jesús en un determinado momento del día hace que ese riesgo sea mucho menor. Por ejemplo, si escogemos orar durante el tiempo en que nos dirigimos a trabajar en autobús o Metro, el Chotki de muñeca nos puede ser de gran utilidad, o bien mientras caminamos, esperamos que nos atiendan, o simplemente en los momentos dedicados a la oración en nuestros hogares. Llevando la soga de la oración en su mano, el monje recuerda, de continuo, que su tarea principal pasa por orar incesantemente, algo que el Apóstol Pablo no sólo requirió de los monjes, sino también, de todo Cristiano (I Tes. 5:17). Esto explica el por qué a un monje recientemente tonsurado le es confiado por el Higúmeno de modo inmediato "el cordón" (o cuerda de oración) con las siguientes palabras: Acepta, hermano (N.N), la espada espiritual que es la palabra de Dios en el Jesús Eterno, ora, por que debes tener el nombre del Señor en tu alma, en tus pensamientos, y en tu corazón, y di siempre: “Señor Jesucristo, Hijo de Dios, ten piedad de mí, que soy pecador."

Todos aquéllos que cuidan de la salvación de su Alma están invitados a este recuerdo incesante del nombre Salvador de Jesús, ya sean laicos o monjes. Hacia una mayor comprensión de la Oración del Corazón Para concluir debemos recordar que la Oración de Jesús es también llamada la “Oración del Corazón”. Esta noción del corazón es esencial a la espiritualidad oriental, y rusa en particular. Se podría decir que en este aspecto la tradición oriental no se ha dejado subyugar por las nociones de la filosofía grecolatina, y se encuentra en las antípodas del pensamiento escolástico occidental, permaneciendo mucho más cerca de la fuente bíblica y semítica. Se puede distinguir, e incluso oponer, el corazón a la cabeza. La cabeza sería el dominio de lo cerebral, de lo mental, de lo intelectual, de lo lógico, de lo racional.... Pero el corazón no debe ser reducido únicamente al dominio de lo afectivo, del sentimiento. ¡Es un hombre de corazón!, se dice a veces, o bien, ¡Es una mujer de cabeza! El corazón es una dimensión espiritual, dónde el cuerpo tanto como el alma entremezclan sus raíces. El corazón es la fuente vital del ser. El corazón, en efecto, es el amo y el Rey de todo el organismo corporal, y cuando la Gracia se apodera de las pasturas del corazón, reina sobre todos los miembros y todos los pensamientos del alma, y es de allí que ella espera el bien. En cuanto al corazón, él designa en la tradición oriental el centro del Ser Humano, la raíz de las facultades activas del intelecto y de la voluntad, el punto de dónde proviene y hacia la cual converge toda la vida espiritual. Es la fuente, oscura y profunda, de donde brota toda la virtud psíquica y espiritual del hombre y por la cuál éste está próximo y se comunica con la Fuente misma de la Vida.

“Conviene descender desde el cerebro al corazón. Por el momento, -dice Teófano el Recluso-, no hay en vosotros más que reflexiones totalmente cerebrales sobre Dios, pero el mismo Dios permanece en el exterior”

Por lo tanto urge orar con el corazón, es necesario encontrar la oración del corazón. Es necesario sentarse en un lugar retirado y tranquilo, lejos del ruido y el movimiento, en silencio. Inclinar la cabeza hacia el corazón, alejarse de la agitación de los pensamientos, decir no a la dispersión, a la multiplicidad de imágenes, de las ideas, de los recuerdos. Respirar, calma, lenta, profundamente, orando al Señor Jesús. Fijar la mirada interior en el “lugar del corazón” todavía oscuro y sombrío.

1 comentario:

Chotki dijo...

It is so wonderful to see the Orthodox community growing. Its a shame I do not speak your language so I could read the post. Love to read about orthodoxy in other countries.

Regards and God Bless

Tiffany Antonius